Menu

Nueva Tecnica para la Incontinencia del Varón

El Dr Borrell ha realizado en varias ocasiones esta técnica con resultados satisfactorios. 

Los varones a los que ha sido extirpada la próstata y que, desde entonces, padecen una incontinencia de orina leve o moderada tienen una nueva solución que mejora su calidad de vida, tanto en el plano físico como en el psicológico.

Se trata de una técnica menos compleja, menos agresiva y más barata que el esfínter artificial. Y con unos resultados «muy satisfactorios»: un 80 por ciento de los pacientes intervenidos quedan «secos» o, lo que es lo mismo, liberados de la incontinencia.tot

Los beneficiarios serán enfermos de 50 a 75 años, generalmente operado de la próstata a causa de una patología benigna o tumoral. Se trata, en una porción significativa de los casos, de varones que se mantienen laboralmente activos, circunstancia que agrava -si cabe- los trastornos originados por la incontinencia de orina.

Una de las limitaciones de este nuevo procedimiento radica en que no puede ser aplicado a enfermos con una incontinencia severa. No obstante, los efectos reales de este reparo son escasamente significativos, toda vez que los trastornos de incontinencia suelen ser moderados o leves y dejan, al menos, una mínima función esfinteriana.

El nuevo procedimiento quirúrgico se denominada TOT (cinta transobturatriz masculina) y ha sido inspirado por una técnica ya veterana que se aplica a mujeres. Consiste en la colocación de una malla que eleva la posición del esfínter hasta devolverlo a su ubicación anatómica originaria, lo que le permite restaurar su función reguladora del flujo urinario.

Con el paciente situado en posición ginecológica, la operación dura entre 20 y 30 minutos. Se efectúa una única incisión entre el escroto y el ano. Lo previsible es que, transcurridos dos o tres meses, la citada malla se vaya recubriendo progresivamente de tejido del propio enfermo.

Esta estrategia implica una considerable mejora sobre los procedimientos tradicionales, basados en comprimir la uretra para que no se produjera el escape de orina. Este objetivo se conseguía con un esfínter urinario artificial que funcionaba constriñendo el músculo uretral  

Leer más ...
Suscribirse a este canal RSS

Login or Registro